Cuaderno de trabajo

23 Junio 2016

Dos fotografías, una moviola y algo de música

Derek Malcolm se pregunta por qué nos hemos olvidado de Santiago Álvarez.

«Si me pidieran que recomendara el corto perfecto para que lo estudiaran cineastas jóvenes, probablemente escogería LBJ, de 18 de minutos. Para los más impacientes quizá Now, de seis minutos. Para los que necesitaran algo más podrían ser los 25 minutos de 79 primaveras o los 38 de Hanoi, Martes 13. Todos ellos fueron realizados por el mismo director: el cubano Santiago Álvarez.

Álvarez, un comprometido hijo de la revolución castrista y sucesor natural del maestro ruso Dziga Vertov, debería ser clasificado como documentalista si no fuera porque siempre negó esta etiqueta. En su lugar, se llamó a sí mismo “panfletista de noticias”, alguien que, como Vertov, tenía que reaccionar a los eventos con la mayor rapidez posible porque “quien golpea primero golpea dos veces”.

Todas las películas que he mencionado son sorprendentes por su uso de la imagen, a menudo subrayada por la música de forma soberbia. Por ejemplo, Now—hecha en 1965—utiliza una canción de Lena Horne que fue prohibida en Estados Unidos y que la propia Horne cedió a Álvarez para que la empleara en la película. Now es un comentario sobre el racismo intensamente conmovedor que, usando principalmente imágenes pirateadas de noticiarios, sintetiza música e imagen con una precisión impactante (…).

La polémica mirada de Álvarez puede parecer inocente hoy, cuando está de moda contrarrestar los argumentos agresivos con la así llamada verdad objetiva. Los revolucionarios están pasados de moda. Pero la clave sobre Álvarez no es sólo su compromiso emocional, que en sí mismo es menudo tan sorprendentemente conmovedor como efectivo, sino más bien su maravillosa habilidad como cineasta, que agita los nervios del espectador. “Dame dos fotografías, una moviola y algo de música y te haré una película”, dijo en una ocasión. Y lo cumplió. Trabajando rápido y con un equipo que los cineastas de hoy rechazarían como totalmente inadecuado, hizo una serie de películas en los 60 y principios de los 70 que aún no han sido superadas ni como propaganda, ni como noticiarios ni como piezas de cine brillantemente improvisado. ¿Por qué nos hemos olvidado de él?»

 

El próximo 2 de julio a las 19:00 proyectaremos Now de Santiago Álvarez como parte de la sesión Agitprop! en la sala de cine de Tabakalera. + info

 

Imagen: Santiago Álvarez (Fuente).

Texto: Extracto del artículo “LBJ” de Derek Malcolm. Publicado originalmente en inglés de The Guardian el 17 de junio de 1999 como parte de la serie “Derek Malcolm’s century of film”, donde el veterano crítico de cine británico exploraba un siglo de cine a través de 100 películas. Texto íntegro accesible aquí.

Traducción: Pablo La Parra Pérez